was successfully added to your cart.

Cart

Nuevo Estudio relaciona comer aletas y carne de tiburón a la enfermedad de Alzheimer.

Turtle Island Restoration Network sugerimos a la gente a no comer carne de tiburón o aletas.

Olema, California (31 de agosto, 2016) -. Un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Miami ha encontrado altas concentraciones de toxinas relacionadas con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en  aletas y los músculos de 10 especies de tiburones. Esta última investigación se combina con los datos sobre los altos niveles de mercurio en la carne de tiburón y sus aletas produciendo la evidencia de que comer tiburón plantea serios riesgos para la salud humana.

Turtle Island Restoration Network (seaturtles.org) y líderes de la conservación de tiburones estamos pidiendo a los consumidores no comer tiburón por su salud y por razones ecológicas.

“El caso en contra el consumo de carne de tiburón sigue creciendo”, dijo Randall Arauz, Director del Programa Internacional en Turtle Island Restoration Network, al comentar el estudio. “¿Por qué arriesgar su salud cuando existen alternativas más seguras? El mensaje es simple: No comer tiburón “.

El estudio encontró altas concentraciones de mercurio y β-N-metilamino-L-alanina (BMAA), una toxina de cianobacterias ubicua vinculada a las enfermedades neurodegenerativas. Los estudios han relacionado BMAA a la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis lateral amiotrófica (ALS). El estudio publicado en la revista científica Toxinas, se pueden encontrar aquí: http://www.mdpi.com/2072-6651/8/8/238.

Arauz, ganador 2010 del Premio Ambiental Goldman por su trabajo en proteger a los tiburones, estará en Sudáfrica en septiembre en una conferencia internacional de conservación instando a las naciones para aumentar la protección para una variedad de tiburones, incluyendo a los tiburones sedosos que se están pescando en las aguas frente a su país, Costa Rica.

El número de tiburones sedosos en el Pacífico Central se redujeron un 90 por ciento desde 1950 hasta la década de 1990. “Estamos siendo testigos de una trayectoria de extinción. No sólo tenemos que detener el comercio de aletas de tiburón en Asia, pero también tenemos que convencer a la gente en los países de América Central para dejar de comer los tiburones, no sólo para los propios animales, sino también para proteger a sus familias “, explicó Randall Arauz.

Turtle Island está sugiriendo y pidiendo las naciones apoyar a listar a los tiburones sedosos, en el Apéndice II en CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies amenazadas de fauna y flora). Si los tiburones sedosos obtenien este estado de conservación en la próxima reunión de septiembre, se requerirá a los países a adoptar medidas concretas para invertir la tendencia de la población negativa y empezar a proteger esta especie de tiburón.